Saltar al contenido

Barbacoa Sin Humo

Sin Humo

Cuando se acerca el buen tiempo y llegan los días de sol, apetece más que nunca disfrutar del aire libre. Algo que pasa, inevitablemente, por compartir ese tiempo con nuestros amigos o familiares en torno a una mesa en la terraza o jardín. Y la mejor forma de aprovechar y saborear el buen tiempo es con unas barbacoas sin humo como protagonistas del encuentro.

Mejores Ofertas en Barbacoas Sin Humo

Te mostramos una gran selección de barbacoas sin humo al mejor precio, con diferentes modelos, marcas y diseños para que puedas comprar la que se adapta a a tus necesidades y gustos, disfruta de deliciosas barbacoas cocinadas sin humo.

Barbacoa carbón sin humo

Podrás sacar el máximo partido a tu jardín o terraza con la barbacoa que mejor se adapte a tus necesidades y estilo de vida.

Por eso es importante conocer los diferentes tipos de barbacoas que existen. Es la verdadera clave para poder elegir la barbacoa sin humo más adecuada para tu espacio.

Y es que merece bien la pena dedicarle un rato a conocer los diferentes tipos de barbacoas que existen en el mercado. Ya sea por el ambiente o por las brasas, pero todo sabe mucho mejor cuando se ha cocinado en barbacoa. Este es sin duda un buen motivo para no prescindir de ella porque, lejos de lo que se cree, se puede cocinar en ellas mucho más que carne. Solo debes conocer, para cada alimento, los tiempos de cocción de la barbacoa.

Por eso, antes de plantearte saber cómo hacer la mejor barbacoa, es importante conocer las ventajas y desventajas de cada tipo de barbacoa. De esta forma, podrás encontrar la más idónea para tu terraza o jardín.

Barbacoa portátil sin humos . Algunos aspectos a tener en cuenta

En las viviendas adosadas y en los chalets, es importante tener en cuenta el posible perjuicio que ocasionaría una barbacoa fija, a la vivienda de al lado, si no cumple con la normativa municipal en relación a que posea una suficiente altura como para evitar que el humo pase al chalet más próximo.

Si estás pensando en instalar en tu jardín una barbacoa de obra, consulta todos los requisitos con los servicios técnicos de urbanismo de tu ayuntamiento. De esta manera, evitarás tener algún que otro problema con tus vecinos. En cualquier caso, siempre resulta conveniente acudir a este departamento tanto si dispones de un chalet en una urbanización, como si vives en un bloque comunitario, porque la normativa que regula estos aspectos es de carácter local, y si hubiera alguna queja por parte de algún vecino, siempre podrás rebatir sus posibles quejas con la ley en la mano.

No olvides que en los asuntos de convivencia vecinal, el sentido común es tan eficaz como las disposiciones legales.  Por eso, siempre debes tener en cuenta a los vecinos de las restantes viviendas a la hora de hacer tus barbacoas: vigila los ruidos excesivos y los humos.

Tipos de barbacoas de carbón sin humo

Si estás pensando en disfrutar en tu jardín de una barbacoa, deberás encontrar la que mejor responda a tus preferencias por el combustible que utiliza, el material con el que está fabricado, el tipo de modelo y que se adapte al espacio disponible. También son factores determinantes a tener muy en cuenta, el presupuesto con el que cuentes, la comodidad, así como la movilidad y el transporte.

– El espacio disponible.

Lo ideal, si tu jardín es amplio, es buscar una esquina o un rincón para instalar una barbacoa modular o de obra. Su principal ventaja es que puedes elegir su estructura y diseño gracias a su composición por módulos.

Recuerda que es importante tener en cuenta a la hora de instalarla, buscar un lugar donde el humo no moleste a los vecinos.

Cuando el espacio disponible es reducido, es preferible elegir una barbacoa portátil, que se pueda guardar y transportar sin apenas esfuerzo.

– El combustible y el sistema de encendido.

Necesitarás una toma de corriente cercana, si quieres una barbacoa con encendido eléctrico. En cambio, con las barbacoas tradicionales, las de gas que llevan una bombona, o las que funcionan con carbón o leña, no tienes esta limitación.

Barbacoa de Carbón sin humo fija o de obra

Son las más tradicionales y la mejor opción para disfrutar de las parrilladas de pescado o carne. Ofrecen la ventaja de poder usar leña para alimentar las brasas y carbón para agilizar el encendido. Para canalizar el humo que se desprende durante su uso, algunas cuentan con una campana. Son el tipo de barbacoa más clásico. Lo ideal es que, además del espacio de cocina, destinemos para poder trabajar con mayor comodidad otro anexo.

• Estructura.

Están fabricadas con ladrillo visto, hormigón o piedra reconstituida o refractaria, que requieren para su montaje selladores refractarios y morteros, para juntas sin movimiento, masillas de base inorgánica que pueden someterse al fuego directo y a temperaturas de hasta 1.500ºC.

• Tamaño y peso.

Suelen ocupar un espacio de en torno de 2 metros de fondo y ancho, y pesan alrededor de los 550-900 kg.

• Alturas.

Conviene que las barbacoas cuenten con varias alturas para colocar las parrillas, para poder graduar la exposición de los alimentos a las brasas, así como tiro para el aire (control del fuego). Alcanzan temperaturas alrededor de 450 a 550ºC los modelos de gama media, suficiente para poder cocinar piezas de carne grandes y verduras con el punto exacto.

• Modularidad.

En función del uso que le quieras dar a la barbacoa, así como del espacio del que dispongas en tu jardín, también tienes la opción de componer la barbacoa sin humo por módulos. Puedes encontrar por separado:

  • Bancadas: Son las diferentes estructuras de ladrillo refractario u hormigón con las que puedes formar tu barbacoa. Pueden incluir lavamanos.
  • Parrilla: Es el utensilio en forma de rejilla fabricado en hierro, que se sitúa sobre las brasas para cocinar las carnes u otros alimentos.
  • Repisas: Son las estanterías que se añaden a la estructura para permitir poder tener a mano diversos utensilios, como vajilla, copas, vasos y hasta condimentos.
  • Hornillos: Para preparar los asados. Es la parte cubierta con tapa para asar los alimentos.

Ventajas y desventajas del carbón

La leña de calidad y el carbón proporcionan un sabor excelente a la comida y una alta durabilidad a las brasas.
El encendido se puede aprovechar para limpiar la parrilla por pirólisis.

Por contra, se necesita paciencia y tiempo para encender el carbón en las barbacoas clásicas. Conseguir las brasas necesarias puede llevar, además de algún que otro intento fallido, entre 20 y 40 minutos. En este sentido, las pastillas de encendido sirven de gran ayuda. Para que el proceso de generación de brasas se acelere, puedes utilizar un fuelle para insuflar aire al carbón.

La grasa de las carnes y embutidos, al caer sobre las brasas, produce llamaradas y una gran cantidad de humo que pueden quemarlos y darles un cierto sabor amargo. Un truco importante que debes conocer, es que si arrojas sal gorda sobre las llamas, puedes apagarlas.

Este tipo de barbacoas, a pesar de ser de obra, también necesitan una funda específica cuando acaba la temporada para preservar la parrilla.

Barbacoas portátiles: las más prácticas

Son ligeras y compactas y de estructura metálica. Son la opción ideal para quienes no dispongan de un espacio amplio en el jardín o quieran disfrutar en su terraza de una buena barbacoa o allá donde vayan. Según el combustible que usen pueden ser:

De carbón.

El carbón consigue generar temperaturas más altas que la leña o el gas y confiere un intenso sabor a los alimentos. Además es el más económico de todos los tipos de combustible. Son barbacoas de encendido rápido y muchas de ellas cuentan con tapa de acero. Son fáciles de trasladar con rapidez gracias a que incorporan ruedas la gran mayoría de los modelos.
Suelen ser el tipo de barbacoa más demandado y la opción favorita de los amantes de este tipo de cocina. Además son ideales para iniciarse en la cocina con ellas.

Eléctricas.

Aunque resultan muy prácticas y funcionales en algunos casos, especialmente en entornos urbanos, son el tipo de barbacoa menos común. En terrazas pequeñas y patios permiten poder improvisar una cena o una comida sin necesidad de tener a mano un saco de carbón vegetal o una bombona de gas. Tienen menor potencia que las barbacoas de gas y tardan más tiempo en calentarse. Recuerda que la resistencia no se puede sumergir en agua durante la limpieza.

De gas.

Son fáciles de usar y muy rápidas, las bombonas que se alojan en su interior suministran el gas que alimenta a sus quemadores. En función de las necesidades de cada elaboración, para regular la intensidad de la llama, cuentan con mandos de varias posiciones. Además, se puede controlar la temperatura de la cocción gracias a su termómetro integrado. Permiten cocinar de forma indirecta o directa, debido a que la tapa las convierten en un horno muy potente. Las barbacoas de gas incluyen:

Quemadores.

Las barbacoas más básicas suelen tener una estructura de aluminio y 1 o 2 quemadores. A medida que los modelos suben de gama, la estructura es de acero inoxidable y el número de quemadores aumenta de 3 a 5; además disponen de encendido electrónico, función horno, quemadores laterales para plancha y termómetro.

– Parrilla y plancha.

La mayoría de este tipo de barbacoas cuentan con estas dos superficies de cocción. Aunque las parrillas de acero esmaltado también dan buenos resultados, las de acero inoxidable son las mejores ya que se limpian con facilidad y en ellas la comida no se pega. El mejor material para la plancha es el hierro fundido, si bien es cierto que para su lavado a mano, resulta pesado retirarlas. Si no tienes mucho espacio disponible puedes recurrir a planchas con hasta 3 quemadores de gas. La cuba es mejor que sea de acero esmaltado y no lacado.

Ventajas y desventajas del gas

El encendido es muy rápido, en solo 5 minutos ya se puede empezar a cocinar y se realiza con solo pulsar un botón . Esta facilidad se traduce en una menor pereza a la hora de hacer uso de la barbacoa, rentabilizando más la compra.

Al encenderse no produce humo. Durante la cocción, la grasa cae sobre los protectores o difusores que se encuentran situados justo encima de los quemadores produciendo una cantidad pequeña de humo, suficiente para aportar el sabor característico de las mejores barbacoas a los alimentos que se cocinan. El exceso de grasa queda recogido en un recipiente que se encuentra situado debajo de la cuba.

El control de la potencia del fuego se lleva a cabo manejando los mandos de cada quemador, por lo que es muy sencillo. La temperatura que alcanza es similar a la de un horno de cocina, alrededor de los 250-300º, temperatura más que suficiente para poder preparar piezas medianas. La potencia puede ser de 6 Kw a 17 Kw, la potencia alta normalmente se corresponde con un número elevado de quemadores. Este es un dato esencial para saber si se podrá cocinar de manera más o menos rápida.

Son muy versátiles ya que permiten elaborar desde las recetas más complejas, hasta una barbacoa clásica. Gracias a su tapa pueden funcionar como horno, lo que multiplica las opciones de cocinar platos muy saludables. Además los modelos de gama más alta permiten incorporar accesorios para preparar pizzas, planchas, verduras al wok e incluso postres para toda la familia.

Se limpian con facilidad y no producen ceniza. La grasa que mancha la zona de cocción o la cuba, se limpia de vez en cuando, en función del uso que le demos a la barbacoa. Se puede recurrir a la pirólisis, es decir calentar con la tapa bajada la zona de cocción unos 15 minutos, para quemar los anteriores restos de barbacoas. Las partes móviles, como planchas, rejillas, difusores, etcétera, se pueden lavar sin problema en el lavavajillas.

Son barbacoas muy duraderas.

Por contra, las barbacoas de gas suponen inicialmente una mayor inversión, ya que su importe con respecto al de las barbacoas de carbón es más elevado.

Esperamos que con toda la información que ahora conoces sobre los tipos de barbacoas sin humo que existen en el mercado, tengas más claro cuál es tu barbacoa ideal. ¿Por cuál de ellas te decantas?